Michael Wesely fotografiará durante 365 días el Pabellón

Como parte de un proyecto artístico para la Fundació Mies van der Rohe en colaboración con el Goethe – Institut Barcelona, Michael Wesely con una cámara especial construida por él mismo y una exposición ultra – larga, mostrará el paso del tiempo y el rastro cambiante de la luz que se produce aquí en el Pabellón Mies van der Rohe a lo largo de todo un año, en una sola fotografía.

El artista, nacido en 1963 en Munich, vive actualmente en Berlín. Es especialista en fotografías de muy larga exposición, técnica mediante la cual se transmite una particular sensación de flujo del tiempo. Esta semana Michael Wesely instalará en el Pabellón Mies van der Rohe una cámara que empezará el proceso de tomar una de estas fotografías con un tiempo de exposición de 365 días.

La imagen resultante acompañará una serie de trabajos relacionados con el Centenario de la Bauhaus.

Escalas variables
Michael Wesely y Mies van der Rohe
2012 – 2019

Michael Wesely es guardián y cazador del tiempo. Su fotografía analógica no busca la captura de un instante efímero o la dramatización del momento, sino todo lo contrario: la documentación de la continuidad estratificada y condensada en una única imagen, una recopilación de momentos en movimiento. Utilizando tiempos de exposición muy largos, Wesely amplía el proceso fotográfico hasta los límites de lo posible y, al hacerlo, nos da la oportunidad de experimentar la temporalidad y la transformación de una manera singularmente convincente.
La Bauhaus está a punto de cumplir cien años, y cien años es mucho tiempo. Como institución, la Bauhaus no sobrevivió al momento de su eclosión, pero los años que han pasado desde entonces y su espectacular historia han sido esenciales para la supervivencia de su influencia en la actualidad, y han intensificado la gloria e importancia de dicha institución, desaparecida ya hace mucho. En la historia del arte, rara vez se ha visto un movimiento artístico que, pasado tanto tiempo, todavía siga considerándose la personificación de la modernidad. Kandinsky, Klee, Albers, Gropius, Breuer y el resto de los alabados artistas del grupo se siguen percibiendo como modernos, a pesar de que sus poderes creativos desaparecieron hace décadas. Es la contemporaneidad del lenguaje del diseño lo que hace que cualquier análisis de la Bauhaus sea tan fascinante y productivo. Los últimos cien años abarcan casi la totalidad del siglo xx y los inicios del siglo xxi, un periodo histórico que ha moldeado profundamente nuestro presente.
Con este proyecto, Michael Wesely aborda el tema del paso del tiempo. El artista buscó escenarios perfectos en los que colocar sus cámaras con el objetivo de que enfocaran a lo que les rodea desde el interior de edificios relacionados con la Bauhaus. Las cámaras estarán instaladas de manera permanente durante 365 días, pero no enfocan a los exteriores de estos iconos de la modernidad; por el contrario, presencian el paso del tiempo desde dentro, abriendo la vista hacia fuera. La arquitectura permanece estática y los «monumentos» arquitectónicos se convierten en un lugar desde el cual la visión fotográfica puede capturar el mundo y el paso del tiempo. Aunque hayan pasado cien años y no haya marcha atrás, la historia ha dejado sus huellas en dichos lugares.
Desde esta perspectiva, Wesely brinda a los últimos cien años un año más de exposición, y explora, mediante sus fotografías, un espacio receptivo y un campo de tensión en la cultura y el paisaje, la geopolítica, la perpetuidad de los edificios de la Bauhaus, los cambios constantes (aunque prácticamente imperceptibles) de la sociedad y el entorno cultural y, por supuesto, nuestra propia fugacidad como observadores de dichos cambios.
Este trabajo realizado en Barcelona se basa en un proyecto original de Michael Wesely del año 2012-2013 sobre la casa de Mies van der Rohe (Landhaus Lemke o Villa Lemke) en Berlín, que celebró sus 80 años en 2013. Para capturar los movimientos que tenían lugar dentro y alrededor de la casa, se instaló una cámara en su interior durante un año. En la librería, así como en la Villa Lemke de Berlín (www.miesvanderrohehaus.de), está disponible un libro sobre el proyecto.
En la Berliner Nationalgalerie se está llevando a cabo otro trabajo sobre Mies van der Rohe: la cámara de Michael Wesely está grabando las obras de restauración del edificio, que durarán tres años.
Michael Wesely consigue registrar las transformaciones, el movimiento, la deconstrucción y la restauración del templo clasicista de Mies en un resumen que abarca un largo periodo. El proyecto sigue en desarrollo y se espera que llegue a su fin a tiempo para la celebración del centenario de la Bauhaus.
La vista hacia los exteriores de los edificios de la Bauhaus combina tres elementos: el mundo, la Bauhaus en sí misma y la fotografía, como si Michael Wesely dibujara y combinara la caducidad del tiempo, la fuerza del diseño artístico de la arquitectura de la Bauhaus y la fotografía de larga exposición en una sola imagen. Las imágenes no enfocan, desde el interior de los edificios, al paisaje exterior y a los alrededores, sino que nos muestran las opciones agotadas del pasado y el potencial inherente de todas las realidades, que resuenan en la tensión entre el espacio construido y su imagen: la fotografía.
Las cámaras de Michael Wesely captan distintas manifestaciones de la arquitectura de la Bauhaus a lo largo de un año; las imágenes procesadas dejan entrever los cambios captados a través del paisaje de alrededor. A la vez, las imágenes destacan la monumentalidad de estos edificios, erigidos hace mucho tiempo. Con motivo del aniversario de la Bauhaus, el artista ha elegido como tema central distintos edificios importantes diseñados por profesores y estudiantes del movimiento de la Bauhaus.

Categoría


Fecha

2017 - 2018

Organizador

Fundació Mies van der Rohe en colaboración con Goethe – Institut Barcelona

Lugar

Pabellón Mies van der Rohe