Las intervenciones de artistas plásticos que tienen lugar en el Pabellón Mies van der Rohe se conciben como instalaciones o exposiciones ligeras y de corta duración.

La programación de intervenciones aporta un tipo de actividad única a la ciudad que se basa en los espacios excepcionales del Pabellón. Las instalaciones son una forma de mantener interpretaciones activas y dar sentido a la actualidad del propio Pabellón. Se considera una periodicidad de 1-2 proyectos por año, manteniendo una proporción adecuada entre intervenciones de artistas y arquitectos.