Francesco Arena. Lettura in 3 parti per il Padiglione

El tiempo de lectura puede ser lento o rápido, dependiendo de lo que se lee, como se lee o qué nivel de comprensión de lectura queremos alcanzar. En Lettura in 3 parti per il Padiglione, tres intérpretes “leen” un texto dividido en tres partes en el Pabellón. La lectura no es vocal sino física: el texto traducido en código Morse es golpeado sobre tres superficies diferentes del Pabellón. En el interior, un artista emite la primera parte del texto golpeando el vidrio con un dedo. Otro intérprete sigue con la segunda parte del texto utilizando la mano y una de las paredes de mármol, y el tercer intérprete transmite la tercera parte del texto con la mano sobre la superficie del agua de la piscina exterior.

El punto del código Morse es traducido con un toque breve de la mano, mientras que la línea lo es con un deslizamiento de la mano sobre la superficie de mármol, vidrio o agua. El texto leído en el pabellón será la lista de los 368 migrantes eritreos muertos en el hundimiento del 3 de octubre de 2013 en las aguas de la isla de Lampedusa. Sólo 30 cuerpos fueron reconocidos, mientras que todos los demás permanecen sin identificar; en código Morse: ..- -. … – … -. – .. ..-. … – ..

La elección de este texto/lista está determinada por la necesidad de cambiar el tiempo de uso de un hecho; las noticias son siempre nuevas, el tiempo de la memoria se derrumba en las noticias, y es por eso que el texto se traduce en código Morse, frenando la lectura y así haciéndola incomprensible para los transeúntes. Se eleva a otro nivel y se fusiona con algo duradero como la arquitectura y sus materiales con su propio significado, una arquitectura en este caso ajena al lugar donde se encuentra pero donde convive y, de hecho, lo identifica.